Justo Navarro novela la evolución del estado policial franquista a la sociedad del control electrónico

Justo Navarro. Hotel Condes de Barcelona. Barcelona. © Fotografía de Carles Domènec

Justo Navarro. Hotel Condes de Barcelona © Fotografía de Carles Domènec

Hay que ver el contraste que supone hablar con Justo Navarro (Granada, 1953), en tono amable y risueño, y después encontrarse, en el momento de las fotografías, con un rostro serio, incómodo y circunspecto, en un hotel de Barcelona que podría ser el Hotel Nevada. Y es que en la habitación 201, nos encontramos ya con un cadáver en el primer párrafo de ‘Gran Granada’, que Anagrama publica en su serie Negra.

“Utilizo un género impersonal para recordar un mundo personal, en el año 1963, al final de mi infancia, fue un año de ruptura, hubo una gran inundación que se convirtió en un motivo de negocio futuro, la Granada agrícola del pasado se venía abajo y se produjo el primer gran impulso hacia el estallido inmobiliario y el turismo”, explicó Navarro. El argumento recoge la visita de Franco a la ciudad, esa misma temporada, y la aparición previa de dos asesinatos en una semana, que la policía prefirió omitir. El comisario Polo, ingeniero de Telecomunicaciones, nos presenta en la era anterior al móvil, el dilema de la vigilancia electrónica y prevé una máquina telemática como instrumento de control.

Justo Navarro © Fotografía de Carles Domènec

Justo Navarro © Fotografía de Carles Domènec

El autor avisó que “el pasado se puede imaginar desde el presente, Gran Granada es una novela de ciencia ficción contada desde el pasado que quiero que trate de los orígenes de nuestro presente”. En la novela aparecen tres líneas maestras. “La relación entre el orden y la ley, ya que el orden recurre a veces al crimen para fortalecerse; Granada como sociedad donde es más importante parecer que ser; y hay un cuadro entorno al cual gira un posible robo y falsificación de una obra de arte”, argumentó Navarro.

Justo Navarro © Fotografía de Carles Domènec

Justo Navarro © Fotografía de Carles Domènec

Navarro, con residencia en Nerja (Málaga), se refirió al género policíaco: “el prestigio de la novela negra radica en su preocupación por la realidad, escribir tiene sentido porque nos sirve para percibir mejor las cosas y la novela negra actual, como la de los clásicos, presume de ayudar a entender mejor la realidad”.

CARLES DOMÈNEC



Categories:Crònica, Negro sobre Blanco, Pata Negra

Etiquetes:

1 reply

  1. Muy buenas fotos, pardiez!

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: