El legado gótico de Jessica Cornwell

Jessica Cornwell en Barcelona. © Fotografía de Carles Domènec

Jessica Cornwell en Barcelona. © Fotografía de Carles Domènec

La ciudad, en este caso Barcelona, tiene marcas, cicatrices, olores y enigmas no siempre descifrables en sus piedras. Los muros del Gótico han sido testigos sin voz del transcurso de historias de vida y muerte; se convierten en una especie de palimpsesto donde se escribe y reescribe el devenir de la ciudad. La californiana Jessica Cornwell habló hace unos días en el transcurso de una ruta literaria por Barcelona de los escenarios de ‘El legado de la serpiente’ (Planeta / Edicions 62) como si la ciudad fuera un ser vivo, que a través del silencio ha almacenado lo presenciado por sus patios y fachadas.

Hay otro gran escenario en la novela, el paisaje mallorquín de Ramon Llull, es decir el de los acantilados de la Serra de Tramuntana perfilados por el intenso azul del mar, las sibilas y la ermita de Valldemossa, un paraje que perturba los sentidos, por hermoso y místico. Es un espacio natural cuya belleza provoca una cierta tensión, un equilibrio inestable entre los azules del horizonte, el vacío de la montaña al lado del mar, los olivos misteriosos con apariencia de bestias goyescas y el legado de sus habitantes más ilustres, de Ramon Llull al Archiduque Luís Salvador. Como preparación, Jessica Cornwell viajó de Londres a Mallorca para recorrer sola durante cuatro días los caminos lulianos de Mallorca y dotar de sentido el trasfondo histórico de la novela.

Serra de Tramuntana © Fotografía de Carles Domènec

Serra de Tramuntana © Fotografía de Carles Domènec

Cornwell escribe sobre la búsqueda de un libro misterioso, vinculado con la alquimia. En paralelo nos encontramos con una investigación policial y cuatro crímenes horripilantes, con cuerpos marcados por claves a interpretar. Es fácil adivinar que la autora vivió intensamente la ciudad durante el año que pasó en Barcelona, experiencia que le permite evitar los tópicos en la escritura. En esa temporada, trabajó con la Fura dels Baus, vivencia que se plasma en la novela con el teatro como uno de los contextos en segundo plano de los protagonistas.

“Había mucha sangre en el personaje de Lavinia de ‘Titus Andronicus’ donde trabajé con la Fura, y la sangre en la novela tiene que ver con una voz muda”, señaló Cornwell. “Un año después de dejar Barcelona comencé a recrear la ciudad desde la imaginación”, comentó la autora, quien explicó que “quería crear un personaje que tuviera que ver con mi vida, Anna Verco, una mujer joven, de 27 años, de los Estados Unidos, que ha venido a buscar un libro mágico de alquimia”.

El mundo complejo de la novela tendrá continuidad ya que Cornwell piensa en una trilogía. “La segunda novela pasará en Mallorca, habrá escenas en otras partes del mundo pero no quiero avanzar demasiado, seguiremos con la investigadora Anna Verco, el inspector Fabregat y el legado de la serpiente”, avanzó.

Carles Domènec



Categories:Crònica, Sin Ñ

Etiquetes: ,

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

S'està connectant a %s

%d bloggers like this: